El mito detrás del cierre de las multinacionales en el Valle, Invest Pacific
07 enero 2015

A raíz del cierre de las plantas de Michelin y Bayer ha vuelto a rondar el fantasma del “éxodo” de las multinacionales en el Valle del Cauca. Dicho “éxodo” sin embargo, está lleno de falacias que es preciso desvirtuar porque le han hecho mucho daño a la imagen de nuestra región.

¿Qué ha pasado realmente y qué está sucediendo con las multinacionales en el Valle del Cauca?

Un gran número de las empresas que dicen haberse “ido”, en realidad sólo han trasladado sus sedes administrativas a la capital, pero han mantenido sus unidades productivas en el Valle. Dichos traslados administrativos se han generado en la mayoría de los casos porque las empresas son compradas por otras multinacionales que ya tenían sus sedes administrativas en Bogotá. Tal es el caso de Cognis que fue comprada por BASF y de Sidelpa que fue comprada por Gerdau. También, se han presentado traslados por el excesivo centralismo de Bogotá. Las empresas se han visto obligadas a estar cerca de entidades como las Superintendencias y el Invima, entre otros. Esto sucedió con Baxter, por ejemplo, para quien la cercanía al Invima es fundamental.

Esta tendencia, sin embargo, se está reversando. A medida que los costos de operación aumentan y la calidad de vida disminuye en Bogotá, empresas que habían trasladado su sede a administrativa están regresando a Cali; ejemplo de ello es Goodyear, quien regresó debido a los altos costos de la capital.

En cuanto a las empresas que sí han cerrado sus unidades productivas en el Valle del Cauca, lo han hecho por factores internacionales o incluso nacionales pero no de región. Michelin, por ejemplo se vio afectada por la competencia desleal de llantas procedentes de la China. Desafortunadamente el Gobierno nacional reaccionó tarde y la medida antidumping salió después del cierre de la planta. Otro ejemplo es Kraft, que vio sus exportaciones seriamente afectas por el desplome del mercado venezolano dado el rompimiento de las relaciones comerciales entre Colombia y el vecino país.

Algunas otras, como Bayer, han cerrado por cuestiones internas de la compañía. De hecho, la planta de Cali era una de las más eficientes que tenía la multinacional a nivel global, pero estaba especializada en tabletas sólidas y el mercado se está moviendo hacia productos líquidos y semisólidos, por lo cual decidieron que era mejor maquilar con empresas locales las tabletas sólidas para abastecer el mercado colombiano.

Por último, muchas de las empresas que se dice que “se fueron”, en realidad fueron compradas por otras empresas extranjeras. Tal es el caso de Fruco que fue comprada por Unilever, Warner Lambert por Johnson & Johnson, y Beiersdorf (BDF) por BSN Medical; y como estas muchas más.

El resultado es que hoy aún tenemos en la región más de 120 multinacionales, algunas con más de 60 años de presencia en la región como Colgate Palmolive, Johnson & Johnson, Smurfit Kappa-Cartón de Colombia, Ingredion, Reckitt Benckiser, Bristol Myers Squibb, Modelez (Cadbury), entre otras.

Además, cada día más empresas están llegando al Valle del Cauca, gracias a las ventajas competitivas que tenemos como la ubicación geoestratégica, los bajos costos de propiedad raíz, el recurso humano calificado, y la calidad de vida.

Las nuevas empresas que han llegado al Valle del Cauca en los últimos meses nos demuestran que sí somos atractivos y que nuestro tejido empresarial es fuerte, activo y con gran potencial de crecimiento. Para la muestra tenemos empresas como: Furukawa, fabricante japonés de cables de fibra óptica; Ortobras, fabricante de equipos para personas con movilidad reducida; Zonamerica, zona franca de servicios; Hoteles Marriott, Cityexpress, Hampton Inn y Hilton; Pricesmart; Vectrix, Bilateral, Avanza, ambos empresas de BPO, Cosmo, empresa de I+D+i para el sector de fragancias, entre muchas otras.

En últimas, las empresas extranjeras que se han ido lo han hecho por razones ajenas a nuestra región, mientras las que están llegando lo hacen por las ventajas competitivas propias de nuestro departamento. Todos los vallecaucanos debemos estar convencidos de esto y cada vez que nos digan que las multinacionales se están yendo de nuestra comarca desvirtuar este mito con hechos y cifras contundentes.

Compartir: